¿Qué tan parecidas son las moscas de la fruta a nosotros?

Las moscas de la fruta (también conocida como mosca del vinagre) tienen grandes ojos y son largas y delgadas, aman los bananos podridos y siguen las órdenes de sus cerebros del tamaño de una cabeza de alfiler. Este insecto tiene un ciclo de vida de diez días y una hembra puede poner hasta 500 huevos en una semana.

No requieren mucho espacio y hacen pocas demandas a su entorno: basta con un pequeño recipiente de plástico o vidrio y una nutrición adecuada. Si también se mantienen los niveles correctos de temperatura y humedad, se pueden mantener sin problemas y se multiplicarán.

Pero pasando de la descripción general de este insecto, científicos han descubierto grandes similitudes con el ser humano. ¡Y nos dejarán sorprendidos!

Según artículo publicado por el diario británico The Guardian y replicado por Unam Global, las moscas de la fruta poseen 15 mil genes, a diferencia del ser humano que cuenta con 24 mil. Sin embargo, lo sorprendente de todo es que las moscas de la fruta y el ser humano compartimos el 60% de los genes.

De ese 60% las moscas muestran un 75% de genes que, se sabe, causan enfermedades en los seres humanos. Y, además, las moscas poseen un 90% de genes que pueden desencadenar en cáncer en el ser humano.

Para continuar sorprendiéndonos, investigadores han descubierto que tanto las moscas de la fruta como los humanos secretan una proteína casi idéntica que juega un papel crítico en la respuesta inmune contra bacterias invasoras.

Estos hallazgos científicos han hecho de este insecto uno de los modelos favoritos para la investigación y han ayudado a desentrañar los secretos de la fisiología humana y la biología en general. “Es casi como si estuvieran diseñados para ayudar a los científicos”, dice Steve Jones, investigador y miembro del Departamento de Genética, Evolución y Medio Ambiente, del Colegio Universitario de Londres. Como resultado, la mosca de la fruta ha desempeñado un papel clave en el desenlace de los procesos biológicos durante el último siglo.