UE y organizaciones nicaragüenses promueven la conservación ambiental, gestión de riesgos y ayuda humanitaria

Organizaciones nicaragüenses en alianza con la Iniciativa de Voluntarios de Ayuda de la Unión Europea (EU AID Volunteers) y la ONG italiana We World-GVC promueven el rol de voluntariado para la construcción de una sociedad más resiliente. En Nicaragua, la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN) es la zona donde se ejecutan las principales acciones de conservación ambiental y gestión de riesgos y en el resto del país se trabaja en el apoyo práctico a los proyectos de ayuda humanitaria y reforzamiento de las capacidades locales.

Para EU AID Volunteers y We World-GVC el voluntariado es una pieza clave para la sostenibilidad de la gestión de las organizaciones locales en Nicaragua. Consideran que el apoyo de las y los voluntarios es fundamental para construir una sociedad más justa y comprometida con su desarrollo.

Actualmente, en Nicaragua, las dos zonas con mayor cantidad de voluntarios se concentran en el Pacífico y en la RACCN. En el Pacífico, la Cruz Roja Nicaragüense, es de las organizaciones aliadas que cuenta con más voluntarios, según Óscar Gutiérrez, presidente del Consejo Nacional de dicha organización, la Cruz Roja tiene 32 filiales en el país y 2,000 mil voluntarios/as cuyo apoyo es invaluable.

ProFamilia, Nitlapán y Nidia White, son algunas de esas organizaciones locales ubicadas en el Pacífico y la Región Autónoma de la Costa Caribe donde los voluntarios han colaborado en temas de salud, desarrollo y género.

Trabajando por la protección de ecosistemas

En la RACCN estudiantes y técnicos de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Caribe Nicaragüense (URACCAN) trabajan para manejar y conservar el ecosistema de los Cayos Miskitos que se ha visto afectado por los desastres naturales, los desechos y la explotación excesiva de los recursos.

“Se está trabajando en un plan de manejo de la plataforma costera a través de un proceso de reforestación de mangle mediante la tecnología de trasplante, lo hicimos con los estudiantes de la universidad”, comenta Lenin Green, profesor de la URACCAN.

Por su parte, Carlos Coleman, del Instituto de Recursos Naturales Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible (IREMADES-URACCAN) asegura que se han encargado de capacitar a la gente de la zona sobre refugios artificiales para langostas que están en proceso de desarrollo para que así haya un uso sostenible de los recursos y evitar su rápido agotamiento.

Estas iniciativas no serían posible sin la alianza estratégica de las organizaciones nicaragüenses con EU AID Volunteers y We World-GVC, quienes apuestan por fortalecer el trabajo de voluntarios en gestión de riesgo y ayuda humanitaria en el país en un momento de profunda vulnerabilidad ambiental por el cambio climático y otros riesgos naturales y antrópicos.