Sector Turismo de El Salvador recibe alivio fiscal ante crisis generada por pandemia COVID19

El turismo de El Salvador recibió el respaldo del Gobierno del Presidente de la República, Nayib Bukele, al suspender el pago de dos tributos con el fin de mitigar el impacto económico que dicho sector tiene, a raíz de la emergencia COVID-19 en el país.
Por los próximos tres meses, los empresarios turísticos salvadoreños no pagarán la contribución especial del 5% que sirve para promover el turismo. Y gozarán, además, de una prórroga de 30 días para realizar el pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) correspondiente al ejercicio fiscal 2019, si el total a pagar es igual o menor a $25 mil. Ambos beneficios quedan exentos de cualquier tipo de intereses, multas o recargos.

Las personas naturales o jurídicas que deben pagar de ISR hasta $10 mil también contarán con la extensión de 30 días y, concluido el plazo, tendrán la oportunidad de cancelar en ocho cuotas (una por mes). El Gobierno de El Salvador también está exonerando de cualquier pago de impuestos a las donaciones que reciba para atender la emergencia de COVID-19.

Las medidas gubernamentales requirieron una reforma de ley, efectuada el viernes 20 de marzo por el Congreso de El Salvador con los votos de 63 diputados.

El sector hotelero salvadoreño es una pieza clave en la estrategia de cuarentena nacional
implementada por el Presidente Nayib Bukele, semanas antes de conocer que El Salvador tiene el primer caso de COVID-19. Un total de 40 hoteles se han transformado en centros de contención, donde albergan a las personas que ingresaron al país el mismo día que la OMS declaró al coronavirus una pandemia.

Actualmente, los salvadoreños, extranjeros residentes y diplomáticos acreditados pueden
ingresar a El Salvador solo por vía terrestre, y están obligados a permanecer en cuarentena de 30 días. El Aeropuerto Internacional San Oscar Arnulfo Romero y Galdámez permanece cerrado para todos los vuelos comerciales con pasajeros.

Las medidas a favor del turismo salvadoreño se suman a otras dadas por el Gobierno del
Presidente Nayib Bukele esta semana, con el objetivo de ayudar a los emprendedores, micro y pequeños empresarios; a los artistas escénicos y circenses; a los trabajadores y dueños de restaurantes, pupuserías, de gimnasios, cafés, touroperadores y empresarios hoteleros; odontólogos, atletas, taxistas y cualquier persona natural o jurídica que demuestre estar sufriendo un impacto por el COVID-19. También abarca a las personas en cuarentena, posibles personas enfermas y salvadoreños que no hayan podido regresar al país debido a la crisis; así como aquellas que puedan ser despedidas o cesadas sin gozar de algún beneficio laboral.