¿La dieta mediterránea previene la pérdida de memoria y la demencia?

Estudio realizado en más de 300 personas en los Estados Unidos arroja sorprendentes hallazgos.

Redacción 360 Grados
Un nuevo estudio sobre nutrición revela que los alimentos tradicionales del Mediterráneo pueden reducir el riesgo de padecer Alzheimer y demencia debido a que acumulan dos proteínas en las placas y nudos que son característicos en la enfermedad del olvido: amiloide y tau.

El doctor Richard Isaacson, director de la Clínica de Prevención de Alzheimer en el NewYork-Presbyterian Hospital, sostiene que la persona que cumplía a cabalidad con esta dieta, “tenían otro año menos de envejecimiento cerebral”, lo que resulta sorprendente para el galeno, quien añade que, muchas personas no saben que es posible tomar el control de la salud de su cerebro, sin embargo, “el estudio está comprobando eso”.

¿Pero qué es la dieta mediterránea? Es de las comidas más simples (y no por falta de sal) centrada en frutas y verduras, cereales integrales, semillas, frijoles, nueces, basada en plantas y con énfasis en el aceite de oliva extra virgen. Eso sí, sin consumo de azúcares refinados o alimentos basados en harinas.

Cortesía.

Aunque la carne solo es un elemento para darle sabor al plato, se incluyen otros como el huevo, los derivados lácteos y las aves, pero en proporciones más pequeñas que en la cocina occidental. Eso sí, el pescado debe ser un alimento básico, dado que contiene omega-3 y que es un estimulante cerebral.

¿Cómo iniciar la dieta mediterránea?

Según consultas a expertos en nutrición, hacer un cambio brusco de dietas puede resultar contraproducente e incluso podrías desistir de adoptarla. Pero los siguientes puntos reflexivos podrían ayudarte:

  • Una vez a la semana cocina a base de frijoles, verduras, cereales integrales e incluye especias y hierbas para darle más sabor.
  • Inicia reemplazando los granos finos por aquellos integrales.
  • Elige pan y pasta de trigo integral.
  • Cambia el arroz blanco por el arroz integral.
  • Evita las carnes lo más que puedas, a menos que sean aves como el pollo, que debes incluirla ocasionalmente.
  • Por lo menos consuma dos veces por semana el pescado. Este es el rey de la dieta mediterránea.
  • Los quesos y el yogur hay que consumirlos en pequeñas proporciones.
  • Concentrate en frutas, verduras, nueces, granos y semillas.
  • Consume mucho aceite de oliva extra virgen.

Como beneficios adicionales, adoptar la dieta mediterránea significa equilibrar tu peso de manera saludable, hay menos riesgo de padecer diabetes, colesterol alto, enfermedades cardiacas, depresión, derrames cerebrales y algunos cánceres, amén de que te ayuda a reducir el riesgo de padecer Alzheimer. ¿Te animas? ¡Ni la pienses más!

Cortesía