Esas infusiones para afrontar la época fría

Nos acercamos a la temporada más helada del año, diciembre y enero, los meses más fríos y cuya época viene marcada con las enfermedades relacionadas con esta estación que ponen en alerta a las autoridades sanitarias estableciendo mecanismos para tratarlas. Sin embargo, podemos tratar nuestras propias afecciones con recetas heredades de nuestros ancestros. Conozcamos algunas de estas infusiones elaboradas naturalmente.

Eucalipto

Es la planta antitusiva por excelencia. La recomendación es hacer una infusión para contrarrestar resfriados, gripes, bronquitis, sinusitis, infecciones de garganta y por supuesto, la tos.

Té de jengibre, clavo de olor y canela

Esta receta es originaria de la India y altamente recomendada para calmar la tos incesante. La preparación consiste en media cucharadita de raíz de jengibre en polvo, una pizca de canela y una pizca de clavo de olor en polvo por cada taza de agua hirviendo. Reposar por cinco minutos y se recomienda beber tibio.

Manzanilla

El té de manzanilla resulta ser una maravilla. Para todo se usa, pero principalmente esta infusión ayuda a despejar las fosas nasales y alivia la tos y el resfriado.

Salvia

Esta hierba es utilizada para aliviar la inflamación en la garganta, la bronquitis, laringitis y problemas en la cavidad oral o encías.

Ajo

Antibiótico natural y antibacteriano, puedes preparar una infusión de ajo y miel para reforzar tus defensas. Hierve en un cuarto de taza de agua con un ajo triturado y añade jugo de limón con un poco de miel. Luego déjala enfriar y ya está lista para consumir. Te previene el resfriado y la gripe.

Tomillo

Expectorante y antiséptico. Muy utilizado para tratar infecciones de pecho y garganta. Prepare un té con dos cucharadas de tomillo fresco en una taza con agua hirviendo. A los seis minutos cuele y añádale una cucharada de miel.

Té de limón, salvia y tomillo

En una taza con agua bien caliente agregue dos cucharaditas de cáscara de limón rallada, media cucharada de tomillo fresco y una cucharadita de salvia fresca. Déjelo por 15 minutos y agregue el jugo de medio limón mediano, más una cucharada de miel. Tomarlo dos o tres veces al día para calmar la tos.