¿Crees que tu signo zodiacal es el que dicen que es? Estamos seguros que no…

Si creías en el horóscopo, seguramente te darás cuenta de la autoestafa en la que has vivido desde entonces, cuando el cielo pasó de predecir estaciones del año al horóscopo, que falla incluso en lo más básico: su funcionamiento

Redacción 360 Grados | Fuente: La Voz de Galicia

Si lees el cielo nocturno, sabrás que cuenta la historia completa de la humanidad, desde su nacimiento hasta el presente… y cuidado que del futuro. Al principio de la humanidad, los primeros seres carecían de instrumentos medibles del tiempo, por lo tanto, no había calendario ni nada que le sirviese para anunciarle en qué día estaba, menos del año.

Así, tras observar el cielo nocturno se dio cuenta de ciertos patrones en las estrellas se repetían cada determinado tiempo, logrando establecer las estaciones del año. En la antigüedad esta capacidad de anticipar el cambio de estación era lo más parecido a pronosticar el futuro, según relata Xavier Fonseca, de La Voz de Galicia.

Los astrólogos, que así se conocían a estos sabios que interpretaban el cielo nocturno, pronto empezaron a prestar otros “servicios” que nada tenían que ver con la predicción de la nueva estación, sino con adivinar el futuro de las personas. “Si un rey quería prever el desenlace de un conflicto armado, acudía a ellos. De esta forma comenzó a interpretarse a los astros no como lo que eran, sino cómo les gustaría que fuesen”, cita Fonseca en su artículo Cuando la astrología abandonó la ciencia.

Así, el hombre comenzó a ser supersticioso, tan así que podríamos echarle la culpa a la superstición el hecho de que el zodíaco fuese “degenerado” y “acomodado” según las creencias de la época cristiana, cuando se creó el calendario moderno de 12 meses, que conocemos hasta hoy.

Pero retrocediendo un poco y para comprender lo anterior, desde la Tierra se pueden observar hasta 88 agrupaciones estelares arbitrarias, de las cuales algunas sirvieron para crear el zodíaco, que en griego significa rueda de animales, ya que habían identificado entre estas agrupaciones un toro, un cangrejo y un león.

Fue así que nació entonces el horóscopo, una creencia que vincula la fecha de nacimiento con un determinado grupo de estrellas. Sin embargo, este sistema siempre ha sido una estafa incluso en lo más básico, su funcionamiento. 

La Tierra gira alrededor del Sol y el grupo de estrellas de fondo va cambiando. Esos estrechos estelares por los que el Sol pasa durante un año, visto desde nuestro planeta, dieron origen a las constelaciones del zodíaco. Y aquí viene la sorpresa: siempre han sido 13 las constelaciones, y no 12. ¿Cómo pasó esto?

Aparte de los 12 signos zodiacales estaba Ofiuco, el cazador de serpientes, una constelación por la que el Sol pasa entre el 29 de noviembre y el 18 de diciembre y donde se halla la estrella Rosalía. Como para entonces el número 13 no tenía buena fama, había que eliminar uno de los signos, lo que vino a encajar como anillo al dedo en esa época ya que se estaba confeccionando el calendario, dividido en 12 meses. La decisión final: fuera Ofiuco.

¿Querés saber cuál es tu verdadero signo que te regiría? La gráfica de La Voz de Galicia te da la respuesta. Ahora que ya sabes, échame una manita y verifica si en tu horóscopo está regalarnos un like a la revista. https://www.facebook.com/360gradosrevista/