150.000 euros para quien resuelva este problema planteado por la NASA

La agencia espacial estadounidense ofrece 180.000 dólares a los estudiantes universitarios que propongan ideas sobre cómo proteger las misiones espaciales del polvo lunar

Por ABC.es
La superficie de la Luna está recubierta por un extraño y «pegajoso» polvo que impregna todo a su alrededor. Aunque a primera vista pueda parecer inofensivo, al microscopio se puede observar que cada grano está tremendamente afilado y es áspero como el papel de lija. Además, su pequeño tamaño le otorga la capacidad de colarse por recovecos ínfimos. Fue una amenaza menospreciada en las primeras misiones Apolo, y provocó desde un extraño olor que regresó con Armstrong y Aldrin al módulo lunar despues de la primera caminata a una desconocida enfermedad lunar, padecida por Harrison Schmitt, astronauta del Apolo 17 -se trata de la « fiebre del heno lunar», una patología que hace estornudar de forma compulsiva y que puede llegar a ser muy peligrosa si se inhala en grandes cantidades, produciendo algo parecido a la silicosis que experimentan los mineros-.

Ahora que la NASA tiene previsto volver a posar hombres (y la primera mujer) sobre la Luna con el programa Artemis, la agencia espacial estadounidense no quiere cometer el mismo error y busca soluciones para el molesto y peligroso polvo lunar. Es por ello que ofrece 180.000 dólares (algo más de 150.000 euros) a quien le aporte soluciones para contrarrestar las consecuencias de esta diminuta amenaza que, sin embargo, puede poner en riesgo toda la misión e incluso afectar severamente a la salud de los astronautas.
«La NASA busca ideas innovadoras dentro de la comunidad académica para una amplia gama de soluciones para la mitigación del polvo lunar y problemas que incluyen la reducción de las nubes de polvo al aterrizar, la eliminación del polvo de los trajes espaciales y otras superficies, la obstrucción de los sistemas ópticos y la reducción de -cabina niveles de partículas, entre otros», explican en un comunicado desde la agencia espacial estadounidense.

BIG Idea Challenge
En concreto, se trata de 2021 BIG Idea Challenge, una iniciativa que lleva proponiendo a los estudiantes universitarios de grado y posgrado que aporten nuevos enfoques a problemas reales de las misiones espaciales. «El 2021 BIG Idea Challenge brinda la oportunidad de diseñar, construir y probar nuevas tecnologías que podrían usarse para aplicaciones lunares. Este concurso está destinado a ser un desafío de innovación abierta con limitaciones mínimas para que los equipos proponentes puedan crear y desarrollar soluciones listas para usar».

Los interesados, que deberán registrarse antes del 25 de septiembre de 2020, deberán dar solución a los siguientes desafíos:

– La prevención y mitigación del polvo en el alunizaje: evitar o proteger las interacciones con columnas de polvo o la superficie lunar que puedan resultar en las sondas lunares.

– La tolerancia y mitigación del polvo en los trajes espaciales: limitar la adherencia del polvo y otros efectos nocivos para sus sistemas.

– La prevención, tolerancia y mitigación del polvo exterior: proteger los sistemas de la superficie lunar o evitar que el polvo entre en hábitats y aterrizadores.

– La tolerancia y mitigación del polvo en cabina: limpiar volúmenes habitables y sus superficies interiores, ayudando a evitar que el polvo alcance la estación Gateway y la nave Orion cuando el módulo de aterrizaje regrese a la órbita lunar desde la superficie.

Las propuestas en vídeo podrán presentarse hasta antes del 13 de diciembre de este año y los finalistas serán invitados a presentar sus soluciones en el 2021 BIG Idea Forum, previsto para noviembre de 2021.